Archive for the 'Entrevistas' Category



Ferran Genís: “Vividor! Això no cola”

Miquel Cornellà de la Cruz

“Passes tot el poble de Sentfores i per allà darrere hi seré jo.” Aquestes eren les indicacions que m’havia donat el dia anterior per trobar-me amb ell, i en aquell moment passava per el lloc indicat. Efectivament en Ferran Genís Traveria es trobava esperant-me allà a la porta de casa seva, masia situada en un petit puig des d’on es poden admirar unes formidables vistes a la plana de Vic i més enllà al Montseny. Sens dubte un lloc idíl·lic per a llegir i escriure, principals ocupacions del personatge que volia entrevistar. Cabell pèl-roig, pell blanca com la llet, camisa lleugerament rosada, texans blaus i sabates negres. Desprès de les corresponents salutacions li vaig proposar d’anar a l’Occità.

– Coneixes l’Occità a Vic?

– No.

– Doncs anem-hi a esmorzar.

En el trajecte de Sentfores a Vic varem parlar dels llibres Cuéntanos tu viaje i La catosfera literària, ambdós amb escrits d’en Ferran. En el primer va ser el guanyador del concurs del mateix nom amb el relat Marruecos i en el segon hi té un dels 100 posts que es varen reunir per al llibre.

L’Occità és una petita cafeteria-llibreria, que destaca per el seu ambient acollidor i una àmplia selecció de llibres entre els que destaquen els de l’editorial Taschen.

– Hi ha algun llibre d’aquests que hi ha per aquí que et cridi l’atenció?

Va mirar al seu voltant, observant amb rapidesa les prestatgeries allà presents. Al costat de Dan Brown, de Ken Follet i de Carlos Ruiz Zafón hi havia un petit llibre amb el títol de El monestir de l’amor secret de M. Dolors Farrés.

– Aquest l’ha escrit una amiga meva. Es pot agafar?

– Sí, sí. Es poden.

– Va ser finalista del premi… demà ho diré. Del Sant Jordi 2007. Jo me’l vaig llegir abans que ningú, perquè em va donar l’exemplar imprès de l’ordinador. Em va dir llegeix-te’l. Me’l vaig llegir i el vaig trobar fascinant. El vaig trobar bastant ben escrit.

– Et consideres escriptor?

– Primer t’explico una anècdota i després et contesto a la pregunta. De tant en quant escric articles d’opinió al diari Més La Marxa d’aquí de Vic. El primer dia que hi vaig publicar, junt amb l’article hi havia de posar el meu nom, Ferran Genís Traveria; la població, Sentfores, ja que m’agrada més el nom antic abans que l’actual que és La Guixa; i una professió. Jo els hi vaig contestar que si podien posar-hi vividor. I em van dir això no cola. Llavors els vaig dir que hi posessin escriptor, perquè jo sí que em considero escriptor, bàsicament perquè escric. A mi no em fa falta, semblaré molt pedant, però a mi no em fa falta haver publicat un llibre o quaranta per considerar-me escriptor. Cony! Oi que escric? Doncs escriptor. No m’hi guanyo la vida amb això, però i que? A mi m’agrada molt escriure. M’ho passo molt bé escrivint. Però m’ho passo més bé llegint. A més a més d’escriptor seria llegidor. Ara m’he proposat llegir, es patètic que ho digui als 30 anys, però m’he proposat llegir els clàssics. No sé si ho aconseguiré. El temps no em preocupa, n’hi ha de sobres, esperem-ho. Però tu has provat de llegir l’Ulisses? Jo ho he provat 2 vegades i em costa. Això és el que em preocupa. Però me’n sortiré.

– Quin és el teu ritme de lectura?

– Aquests últims 3 anys han estat forts en quan a lectura. Abans ja m’agradava llegir, però em llegia tot el que em queia a les mans. Ara soc molt més selectiu. Em passo el dia i els dies llegint, a més a més d’escriure. Va haver-hi un estiu que va ser bestial. Em vaig llegir, no recordo la xifra, però entre uns 25 i 50 llibres. Em falta molt per llegir. Però, després de tres anys, ara els caps de setmana me’ls he deixat lliures, en part per els problemes de vista. Els ulls m’han de descansar. En Narcís Oller deia que era escriptor de cap de setmana. Jo soc diferent, jo soc escriptor d’entre setmana. De temps no me’n sobra, encara que ho pugui semblar. La gent em pregunta que en faig de tant de temps lliure o si m’avorreixo. Jo els dic que no, que llegir són moltes hores. A més a més d’escriure, que també són hores. Tinc un horari bastant ben estructurat.

– Vas començar a estudiar periodisme. Per alguna raó en concret?

– Vaig entrar a periodisme a Vic perquè pensava que era una carrera d’escriure. I degut a la poca motivació i altres circumstàncies ho vaig deixar. Si hagués tingut la possibilitat d’anar a Barcelona a estudiar, segurament hagués cursat o filologia clàssica, o filosofia, o història, o biblioteconomia i documentació ja que m’agrada molt remenar papers antics. Però la literatura periodística em costa molt. Per exemple a mi en Josep Pla com a escriptor en llenguatge periodístic no m’agrada. En Josep Pla ha escrit novel·les i les ha escrit molt bé, però tan sols novel·les. Per exemple El carrer estret es una novel·la fantàstica. Trobo que la literatura periodística esta sobrevalorada com moltes coses en aquest món. Sobrevalorada potser no es la paraula, però a mi m’ho sembla.

– Quan vas començar amb això dels blocs?

– El primer va ser El Cuirassat Potemkin, i el vaig obrir l’onze de setembre del 2007. El vaig obrir amb la intenció de parlar-hi de tot i vaig obrir l’Aleph amb la finalitat de parlar només de literatura. El que passa que l’Aleph el vaig obrir amb el blog.cat i em donava molts errors. I al final vaig tancar-lo. Després fa poc que en vaig obrir un altre que es el Divagarticles on hi penjo els articles que hi publico a la Marxa, però em sembla que el tancaré, perquè no hi comenta ningú. Tot i que no em preocupa.

– I després va venir la participació al llibre La catosfera literaria?

– T’explico. L’Antoni Ibáñez, és un tiu que es va inventar la paraula catosfera, per designar tots els blocs literaris en català. I un dia van fer les jornades literàries a Granollers. Dins de les jornades literàries, on va tenir lloc moltes xerrades sobre el món dels bloggers, va sortir la idea de fer un concurs. Van participar 140 blocs, amb el seu millor post, entre cometes. Jo n’hi vaig enviar un. Però el que vaig enviar era força dolent. El seu títol es La brevetat d’un escriptor. Jo estava en contra de La catosfera literaria, i de fet hi estic en contra. Penso que els 100 autors, i jo m’hi incloc, haurien d’haver creat un bloc i penjar tots els posts. No cal treure un llibre que no durarà res. D’aquí a quinze dies no se’n recordarà ningú. A La Tralla vaig preguntar les vendes del llibre i em van dir que ni una. D’acord que és només una llibreria de moltes on es ven el llibre. Son llibres caducs. Caduquen, com els productes làctics. Els llibres d’ara també caduquen però a un pas gegantí. D’aquí dos dies ja no se’n recordarà ningú. La literatura, com tot, s’ha massificat. Sé que se’m tiraran al damunt, però el món de la literatura ha de ser un món elitista. El que dic ara portarà molta cua, però al massificar-se la cosa els autors no s’hi trenquen el cap en escriure, per crear alguna cosa que valgui la pena. Ara tothom pot escriure i publicar un llibre, no cal ser escriptor. En canvi si censures afavoreixes a la creació, l’estimules. Quan no vols ser censurat busques altres camins molt més creatius. Sóc molt tancat en aquest sentit. Els que volen vendre purament que es dediquin a una altra cosa, per que això fa mal a la bona literatura. A mi no m’agrada la massificació.

– Llavors… apocalíptic o integrat?

– Soc més apocalíptic que no pas integrat. Ja que parlem d’Eco et diré que m’agrada més l’Eco com a escriptor que no pas com a semiòleg. Es molt bon semiòleg, però com a escriptor a mi em fascina. El nom de la rosa crec que es el més fluixet de tot el que ha tret. La resta, són genials.

– Ja que parlem d’autors, quins són els teus referents?

– Estic fent un taller d’escriptura i arran del curs estic descobrint molts autors. Fa anys m’ho empassava tot. I a mesura que vas llegint vas perfilant el teu gust. Ara puc assegurar que m’agraden els clàssics. Un contemporani em costa molt de llegir. He llegit a Quim Monzó, a l’Albert Sánchez Pinyol però prefereixo els clàssics. Si ha arribat Anna Karenina fins aquí, que està escrita fa més de 100 anys, és per alguna cosa. Confio molt en el pas del temps com a bon crític. Ara agafes un contemporani (mirant als llibres del seu voltant) i et preguntes: d’aquí a 100 anys estarà aquí? Potser sí o potser no. Jo vull ser escriptor. Bé, ja ho soc d’escriptor, però vull dedicar-m’hi. I com a bon escriptor que vull ser considero que haig de llegir els clàssics, els que han arribat. Les obres cabdals de la literatura, els fonaments. Prefereixo un d’abans que no un d’ara. Amb això no estic criticant els d’ara. Entenc que tampoc t’has de quedar amb només els clàssics. Però la proporció que hi ha de llibre bons actuals amb comparació amb els classics, per a mi, és flagrant.. Per haver-hi un Carlos Ruiz Zafón hi ha hagut d’haver un Tolstoi abans, tot i que no tenen res a veure. Es que això de que abans de sortir ja posin un milió d’exemplars a la venda ja em tira enrere. De best-sellers segur que n’hi ha de bons, però la proporció –i repeteixo- de llibres publicats i que siguin bons és molt petita. Jo prefereixo els clàssics. Soc més purista. Per alguna cosa han aguantat el pas del temps, el crític més fiable.

Un so polifònic ens avisa de que algú està rebent una trucada. És el mòbil d’en Ferran. De la butxaca del texà es treu ni més ni menys que un i-Phone, cosa que em sorprèn perquè encara no està a la venda a l’Estat. No amaga que li agraden els mòbils, aixi com els rellotges… Només penjar em contesta.

– I escriptors d’ara, tot i que me’ls he carregat una mica, també en tinc de predilectes. Per exemple l’Antonio Muñoz Molina. Però… m’he deixat un autor que m’encanta… ai, va morir l’any 2003, a 50 anys. Bé, es igual, era en Roberto Bolaño. He escrit 2 o 3 posts sobre ell. Per exemple 2666, que és la seva obra magna, em va entusiasmar. Boníssim. A més a més quan t’interesses per la literatura, vulguis o no, també t’interesses per la literatura de qui la escriu. Per això m’agradaria anar a Xile i conèixer una mica més el seu món. O a Buenos Aires. També un dels meus escriptors preferits és en Borges. Buenos Aires, querido. Al meu bloc vaig penjar-hi el relat El inmortal. Crec que és una peça fantàstica. Te l’has de llegir 3 o 4 vegades, i cada vegada descobreixes matisos nous. Amb 20 pàgines diu tantes coses que en Zafón en necessitaria 2000 per dir el mateix. Jo te’l recomano. Ja sé que quan et diuen que t’agradarà, quan t’idolatren molt un llibre; desprès dius que no n’hi ha per tant. Però es que m’encanta. Un dels millors relats que he llegit mai. És un mestre del relat. N’hi ha d’altres, de mestres del relat, com Txejov o Edgar Allan Poe, per exemple.

– Que ets més de relats o de novel·les?

– No m’agraden els relats. Tot i que m’agrada molt en Borges. No he trobat contemporanis que facin relats que m’entusiasmin. Trobo que al relat ho has de concentrar tot molt. En canvi a la novel·la et pots esplaiar més. Clar, al concentrar-ho tot s’escapen coses. Com a lector i escriptor prefereixo les novel·les. Tot i que en Borges m’ha enganxat.

– Quan entres a una gran llibreria o una biblioteca, que penses o quina sensació et recorre el cos?

– Em repugna que hi hagi tants llibres, tants i tants. Però sobretot que n’hi hagi tants de mal escrits, clar que tots no me’ls llegiré mai per poder jutjar. Però ha arribat un punt que tant se me’n dona. L’altra dia, però, vaig anar a El Corte Inglés i a l’FNAC i tot i que allà estàs envoltat d’obres bàsicament comercials, també hi ha un raconet on hi trobo coses interessants i més clàssiques. Jo havia d’haver nascut a una altra època. A mi lo contemporani que vols que et digui. A mi que em donin Madame Bovarie o l’Anna Karenina o un dels últims que m’he comprat: A la recerca del temps perdut d’en Marcel Proust. 7 toms de mínim 300 pagines cadascun. El temps no em fa por, el que em fa por es aguantar-lo, com l’Ulisses. M’agrada Baudelaire, Rimbaud i Verlaine, i si he llegit aquests 3 puc enfrontar-me a tot un Joyce o un Proust.

– Quin és el sentit de la literatura per a tu?

– Et poso un exemple i m’entendràs. Ara el dia del llibre només és el dia de la competició. Quin llibre serà el més venut? Es una cursa o què?! cony, és que realment es així, es un dia en que guanya el que més llibres ven. Si això és el sentit de la literatura jo plego. Jo a aquest joc no estic disposat a jugar-hi. Jo tot lo que estigui enfocat al comerç, no m’agrada. A més a més, el que escric jo, perquè m’agradi a mi em costa molt, i si considero que es pot publicar, ho faig. Els lectors, o futurs lectors meus, no em preocupen. El que penjo al bloc… no penjo molts contes, faig moltes més crítiques de llibres. Tampoc m’agrada penjar massa el que considero que m’ha quedat bé, o fenomenal. Aquell text, ja sigui conte o novel·la o poesia (o no-poesia) que considero bo m’ho m’estimo més no penjar-ho. No sé si ho publicaré mai. Però la finalitat d’un escriptor diuen que es publicar. Jo no penso així. No és la part essencial per mi. Evidentment quan tingui una cosa que m’agradi i que consideri que es pot presentar a un concurs o que es pot publicar ho faré. Sempre tinc projectes. Tinc 3 novel·les al calaix més un recull de relats. Vaig fent al meu ritme. De fet, ningú m’espera. Bé… ara xerra una estona tu.

– Jo? Jo soc home de poques paraules.

Anuncios

David Gesalí. “Estos chavales de la universidad me habían vuelto a hacer creer en la raza humana”

Zeus Díaz Cid

Tu primera entrevista está destinada a ser un caos. Esa es la sensación que tuve durante los primeros 10 minutos de entrevista. Después de recibirme con un paseo por todo el parque de bomberos de Mataró, David me invita a un café y unas galletas. Antes de poner el azúcar, el café está esparcido a lo largo de la mesa que nos espera para reunirnos. Nervios 1, Zeus 0. No empezábamos bien, pero mantuve la compostura. Él, como era de esperar, le quitó importancia a la cosa.

Así empezó todo. Finalmente, cuando lo limpiamos todo, me dispongo a realizar la primera pregunta -ya con el hielo roto- y suena un aviso por el megáfono que interrumpe cualquier comunicación: “Fulanito de tal, a la cabina”.

Por fin parece que podemos empezar, pero nos sorprende una bombera que viene a prepararse un café, nos saluda y nos ofrece algo. David me mira de reojo y alza las cejas en señal de adoración… Nos despedimos de ella siguiendo sus pasos.

David Gesalí, bombero, historiador, escritor, casado y con un hijo.

¿Qué sucede en tu vida para que, de pronto, decidas desarrollar una idea como la de volver a ponerte a estudiar, teniendo un trabajo, una familia, etc.?

Espera, es que estoy comiendo galletas…

Te comento esto, porque es la preparación de porqué uno puede acometer cosas. Aquí, generalmente, la visión que vamos teniendo de la vida, (el trato con la gente), es muy positiva. Es un trabajo que genera un “rollo” bastante positivo. Además de esto, nos damos cuenta de la banalidad de muchas cosas, por el trabajo que tenemos. Luego hay un tema, que es… personal, mío… yo pienso que la gente tiene que tener el compromiso personal de que cuando unas cosas en la vida van hacia abajo, por cualquier motivo, tienes que buscar otra cosa que vaya hacia arriba. Porque es la manera de mantener la juventud, por lo menos la mental. La actitud buena o correcta. Lo físico puedes intentar mejorarlo, de hecho nosotros lo tenemos que hacer, pero hay cosas contra las que uno no puede luchar. No sé si sabrás, cuando tenía 30 años, tuve cáncer, me quitaron un riñón. Lo pasé muy bien, en el sentido de que lo pasé sin demasiada preocupación. Continué mi faena, los médicos me dijeron que no haría más de bombero, y yo dije pues…que sí. Y eso te va preparando… para que vayas haciendo otro tipo de cosas, otro camino. Lo llevaba dentro, era una ilusión que tenía. Había estudiado criminología cuando estaba en la policía local. Pero lo hice porque había que hacer algo, no porque yo quisiera. En cambio, Historia era lo que yo quería, era una cosa que me hacía una ilusión tremenda.

¿Cuánto tiempo estuviste en la policía?

6 años.

¿Dónde?

Cuatro en Montmeló y dos en Sant Quirze. Bueno, y un año en la escuela de policía. Como yo siempre decía, la policía local era “un curro”, y esto es “el curro”. Era la ilusión que teníamos todos los que nos juntábamos, estar en bomberos.

En el tema concreto sobre qué me lleva a estudiar historia… Mira, a veces las cosas son tan tontas, o tan extrañas… mi mujer me dijo que quería irse a Italia, que quería ver Roma, que le hacía ilusión ver Pompeya. Y cogimos el coche y nos fuimos para Pompeya. Cuando entré allí dentro de la ciudad, y vi el Coliseo, me quedé fascinado, totalmente fascinado. Era una cosa que me pillaba, veía cosas y era como si me… (Aunque parezca una tontería) como si las cosas me hablaran. Veía las calles, veía detalles en el suelo que me hacían pensar mil y una historias. Así que le dije a mi mujer que tenía que estudiar. Tenía que hacerlo, porque total, me había quedado una de COU, porque me tenía que ir a la mili y se me quedó colgada. Luego cuando tenía 22 años, estaba trabajando en el Ayuntamiento de Montmeló, e intenté sacarme el COU, pero era imposible. Yo con 22 años iba con chavales de 18… era imposible, no podía. En cambio ahora en la universidad he estado con gente de 18 y ningún problema. Es curioso.

¿Quizá porque es otro tipo de gente?

También, por supuesto, pero también te superas tú, tus “marrones”, tus dudas…

Entonces David, empezaste historia; ¿en qué año?

En el 2002. El año que nació mi hijo.

¿Fue una decisión premeditada? ¿Lo valoraste detenidamente? Supongo que no es sencillo dar ese paso…

No. No. Me hacía mucha ilusión pero al mismo tiempo pensaba: joder, ahora me voy a “enmarronar” en esto, ¿y dónde voy a ir?… Al mismo tiempo me gustaba mucho la idea de que podría ser divertido investigar sobre algo que me gusta mucho, que es la historia de la aviación. Y qué divertido sería poder investigar sobre los aviones de la guerra, y pasármelo bien con ese tema… Y un día un compañero comentó que iba a presentarse a “mayores de 25” en la universidad. Entonces yo pensé: esto es lo que tengo que hacer, porque como me quedó una asignatura “colgada” de COU…. Entonces le pregunté que cómo lo iba a hacer y me dijo: ¡¡Uii!! No vas a entrar porque esto hay que preparárselo mucho, y es muy difícil… Aquellas cosas que pasan. Pero yo pensé que no debería ser tan complicado, un examen más, habría que estudiar y ya está. Entonces decidí tirar también la solicitud, sin hacerle ni “puñetero” caso; y cuando… un día… hablando con ellos me dijeron que si me iba a presentar, yo contesté que no lo sabía, que no había estudiado nada. Y uno de ellos me dijo: – pero si eso es un examen, en realidad, de madurez… ¡hombre! Entonces me lo pensé, y se lo dije a mi mujer, pobrecilla… “Me voy a presentar a la universidad, me voy a encerrar una semana y me voy a poner a estudiar”. Miré los exámenes que había en Internet, me lo descargué todo, y durante la semana me lo estuve preparando de forma intensiva, sin salir de casa. Y… bueno, me fui al examen. Hice un examen totalmente despistado, sin saber a qué iba… y cuando salí, salí con la idea clara de que había suspendido, porque nada coincidía con los resultados de los compañeros, y el comentario lo contesté en inglés cuando había que hacerlo en castellano; porque no entendí el enunciado, en fin… un desastre. Con aquella sensación de sufrimiento que tenemos los estudiantes con esos exámenes… ¿sabes?

Sí, yo todavía tengo esa sensación a menudo.

Pues yo ya ni me acordaba, hacía 20 años que había hecho eso, y… pasan unos días y voy a la lista y veo mi nombre: “Facultad de Filosofía y Letras”, y veo… un nombre: el mío. Entonces pensé que yo debía ser la nota de corte, así que claro si había algún problema, no entraría… no sabía qué pasaba, no entendía nada, “despiste total”. Me fui al “Rectorat de la Universitat de Barcelona” y les expliqué lo que me había pasado. Y me dijo que me esperase, que lo iba a preguntar. Entonces salió una chica y me dijo: ¿Tú eres David Gesalí? Pues vete a tomar algo que eres el único que has entrado de la facultad de letras.

¡Qué me dices!

Me dijo que era el único que había entrado. Y que tenía un 6. Entonces hablé con mi mujer y le dije que ahora tenía que ir; cuando uno pide una cosa y le sale, tiene que ser consecuente y tiene que hacerlo. Ese mismo año nacía mi crío, en el 2002. Me rompí la mano en un accidente, trabajando. Y tenía los exámenes para esa fecha… además de la inexperiencia de quien empieza algo nuevo…

Supongo que estudiabas por la universidad a distancia…

No, no. Era todo presencial. Yo creo que el secreto de la universidad está, precisamente, en que sea presencial, y participar en todo eso, y con los compañeros…

¿Encontraste gente de tu edad en la universidad?

Sí, pero bastante “quemaos”, incluso alguno que me decía “es que estos chavales… porque tú y yo que somos…”. Y yo pensaba para mí mismo que estos chavales de la universidad me habían vuelto a hacer creer en la raza humana, porque había gente de 18 o 20 años que sabía muy bien lo que quería. Querían disfrutar de la vida, y trabajar. Trabajar disfrutando, no trabajar para comprarse un BMW, que eso es una “gilipollez”; sino disfrutar cada momento. Allí había gente así.

¿Cuánto hace que has acabado la carrera?

Un año más o menos.

Has escrito varios libros, si no me equivoco, dos.

Tres.

Entonces sí me equivoco.

Bueno, pero el último no ha salido todavía.

¿Cómo ha sido la experiencia de escribir, junto a tus compañeros, ese primer libro sobre la batalla del Ebro de 1938?

Una editorial quería un libro sobre la batalla del Ebro, pero querían que se le introdujera un matiz nuevo. Cómo te diría… pues se decía que en la guerra la aviación no había participado, cosa que es todo lo contrario. Nos metieron una prisa tremenda, en el plazo de tres o cuatro semanas el texto tenía que estar terminado. Entonces nos encerramos en casa el colega con el que trabajo, David Iñiguez, y yo y empezamos a sacar papeles y papeles que tenemos de los viajes a los archivos, y desarrollamos lo que en aquel momento podíamos desarrollar para ese proyecto: datos.

¿Todo esto al mismo tiempo que estudiabas y trabajabas?

Sí. Mientras estudiaba tercero de carrera. Y además estaba haciendo otro sobre una escuadrilla, que era por mi cuenta…

Delfín.

Exacto. Este me llevó cuatro años de investigación, de viajes, de visitas, de faltar al trabajo cambiando turnos…

Compaginar el oficio de bombero, con el de historiador, el rol de padre y el de marido debe de ser complicado, ¿Cómo lo llevan tu mujer y tu hijo?

Mi mujer es administrativa contable. Cuando tuvo la criatura, que coincidió que yo aprobé el examen, nos planteamos si ella trabajaba o no trabajaba. Pero pensamos que durante un par de años no debería trabajar, y así podría disfrutar del crío y el crío de ella.

¿Es un niño?

Sí, un niño. Yo me crié así con mis padres, ellos trabajaban en casa, yo me crié con ellos y fue un lujazo. Aunque no hubiera mucho dinero, pero fue un lujazo. Y que sean tus colegas, y que estés cada día con ellos, que cualquier duda que tengas puedas ir a preguntarle al padre o a la madre. Así que yo pude disponer de un tiempo para trabajar. Primero hicimos una especie de acuerdo tácito entre familia, de forma que ya que había aprobado iba a ir haciendo una serie de asignaturas muy lentamente, pero claro, el primer año hay que aprobar una cantidad fija de créditos para poder continuar. Pero cuando comprobé que era capaz de sacarme entre 14 y 16 asignaturas en un año bien, junto con el trabajo y con la familia; pues “me entró por la vena”.

¿Y no te planteas continuar estudiando?

He pensado en continuar el doctorado, pero es un cuento chino. Tendré que hacerlo porque por trabajo ya me veo casi obligado, pero al fin y al cabo es puro trámite.

En cuanto a Delfín, ese gran trabajo de investigación que has desarrollado en los últimos años, ¿es cierto que no hay nada más escrito sobre ese avión en concreto, el Delfín?

Nada. No hay nada. ¿Sabes qué pasa? Que soy joven. Tengo 40 años… 44 como el que dice… pero como historiador tengo 1. Entonces, no es que te comas el mundo, es que crees que puedes hacer cosas, y piensas que se puede llegar a ciertos sitios que no hemos llegado. Aunque sea en esta tontería o en otra. Entonces empecé a investigar y a hablar con ancianos de un sitio para otro, y conocí a varios de esta escuadrilla (Delfín), que me decían que nadie había hablado de ellos. Entonces busqué información y encontré dos páginas publicadas sobre esto. Así que me comprometí con ellos, y como me interesaba el avión decidí volcarme a fondo. Contacté con un investigador de Canadá que había estudiado este avión, nos acabamos conociendo y estuvimos trabajando en el tema. Todo gracias -aunque me escape del tema- a Internet. Que a pesar de que tiene aspectos negativos, es una herramienta potentísima. Y te permite unir información con gente que investiga sobre el mismo tema.

¿Desarrollas algún trabajo conjunto a través de la red con investigadores de otros lugares?

Sí. Estoy trabajando con un ruso ahora, con un americano y con un compañero de Madrid. Y el primer artículo que publiqué lo hice con uno de Bilbao y otro de Madrid, y ni siquiera nos conocíamos.

Volvamos al libro David. No fue solo escribir el libro. ¿Qué otras complicaciones supuso Delfín?

Fue mucho más, buscar las fotografías, los documentos, la visita a los archivos, hacer el libro; que lo hicimos mi mujer y yo (maquetación, diseño, portada); todo. Somos muy cabezones.

Supongo que fue muy complicado pero por otro lado hay que tener en cuenta el ahorro económico que supone poder hacerlo tú junto a tu mujer.

Exacto, porque eso que te ahorras es lo que te permite poder hacer el libro, porque si buscas una editorial tienes que atenerte a unas condiciones, y además supone mucho más gasto. Yo quería sacar mi trabajo entero. Al final la empresa que había fabricado el libro me dijo que no sabían tantas cosas del avión.

¿Qué había de especial en ese avión?

Este avión fue un proyecto de una empresa americana pequeñita que fabricó un avioncito que tuvo cierto éxito, y este avioncito fue el abuelo de todos los aviones americanos de caza que participaron en la Segunda Guerra Mundial, y que ganaron en el Pacífico. Y el primer avión de todos, el único sitio donde combatió fue en España, y fue este avión, el Delfín. No es un libro del que se vayan a vender muchos ejemplares, es un libro del que se espera vender unos 700-800 ejemplares.

Sin embargo, las críticas dentro del colectivo son muy buenas, incluso se ha llegado a decir que es una de las mejores monografías que se han escrito sobre aviación.

Bueno, vamos preparando otros. Lo que no sé es cuando saldrán, porque la finalidad no es el dinero, sino hacer un libro que te guste y cubrir gastos.

Además de todo esto, y por si fuera poco, también tienes entre manos un trabajo, o una investigación sobre los aeródromos de la Guerra Civil, en el Vallès. ¿De qué se trata concretamente?

Al mismo tiempo que estaba haciendo el libro, en el 2004, salió la Beca de Recerca de Montornés del Vallès. Montornés del Vallès convocaba un premio para quien quisiera hacer algo sobre investigación histórica. Entonces presenté un proyecto que se llamó Montornés del Vallès y la aviación en la Guerra Civily… se quedaron un poco “pasmaos”, como que nadie se creía que pudiera haber un aeródromo allí. Entonces ellos se informaron de que no era un “pajareo” mío, y vieron que no, que yo sabía de lo que hablaba. Así que, gané la beca junto con otro.

¿Cómo está el tema ahora?

Ahora está en prensa. Se ha dilatado mucho, hay que buscar fotos, etc. y luego saldrá en la editorial Abadía de Montserrat, no tardará mucho en salir. Junto con otras investigaciones de otros aeródromos de La Garriga y Cardedeu.

¿No te has planteado dedicarte exclusivamente a investigar y a hacer historia?

Alguna vez me han propuesto alguna cosa más seria, me propusieron dejar los bomberos e irme a trabajar de arqueólogo al Ebro. Pero dije que tengo una familia que ha “tragado” al papá y al marido encerrado en casa el fin de semana estudiando, mientras salía la madre con el hijo a pasear por la plaza del pueblo. Lo que no puedo hacer es estar más tiempo desconectado, ni sacrificar una faena como esta, que me gusta muchísimo, y que es mi trabajo.

Para acabar, ¿A corto plazo qué proyectos tienes? ¿Qué es lo que haces en estos momentos?

Seguimos investigando sobre aviones, en este caso aviones franceses de la Guerra Civil; estoy pensando -con David Iñiguez- en hacer un libro sobre el final de la guerra en Catalunya; y tenemos un libro encargado por el Ayuntamiento de La Garriga, sobre su aeródromo. Cardedeu también pedirá otro libro sobre su aeródromo, y la semana que viene se presenta un libro sobre el aeródromo de Cassà de la Selva, y bueno, voy haciendo cosas sin parar.

Esa es una de las cosas que más clara me ha quedado, que no paras. Muchas gracias David, y mucha suerte con todo lo que emprendas.

Gracias a ti, espero haberte servido de mucho.

Desde luego, no lo dudes.


Photobucket Photobucket Photobucket

Lectores on line


Anuncios